Parar el COVID y reactivar la economía del país, las urgencias del 2021

UYUNIANDINA, 01 enero. – La vacuna tendría que ser el factor que normalice la economía

Contener y administrar el rebrote de la pandemia del COVID-19 y reactivar plenamente la economía del país son las dos tareas urgentes que analistas señalan que debe llevar adelante el gobierno de Luis Arce.

Con la ventaja de la objetividad que da mirar desde afuera y a la distancia la gestión gubernamental, el economista Armando Ortuño, la comunicadora Verónica Rocha y el polítólogo Marcelo Silva, coinciden en que el reto ante la emergencia sanitaria, a diferencia de lo que tuvo que enfrentar el gobierno transitorio de Jeanine Áñez, es la mayor virulencia del rebrote; claro, también se lo hará en el nuevo contexto que plantea  que se cuente con la vacuna.

En el ámbito económico, el verdadero desafío, enfatizan los entrevistados, es que mejore o empeore la crisis sanitaria por el coronavirus, igual debe impulsarse la reactivación económica del páis; esta vez sí complementar el manejo efectivo de la pandemia (con la crisis que plantea el rebrote) y contrarrestar el efecto recesivo en la economía que precisamente provoca esta emergencia.

El economista Ortuño remarca que, además, se debe prestar especial atención a la vacunación, que “no es solamente comprar los insumos, sino construir todo un sistema, un plan (de vacunación masiva)”. Insiste en esto por una razón económica específica: la vacuna “debería empezar a normalizar el país a finales del primer trimestre”.

En el manejo de la crisis sanitaria, el gobierno de Arce también debería buscar diferenciarse del transitorio de Añez, remarca Ortuño: de la sensación de desprotección de la gente que se le critica al anterior mandato, Arce debe dar “señales fuertes” de que con todos los problemas, “el Estado está ahí para por lo menos dar cierta seguridad y protección mínima a la gente”. Y, en lo económico, el analista enfatiza que ya sería “insostenible” un retorno al “corte” de la actividad económica similar a cuando empezó la crisis. En el primer semestre de 2021, el Gobierno debería, además, aprovechar el contexto internacional que parece hacerse propicio en cuanto determinados precios internacionales para productos y materias primas bolivianas.

Para la comunicadora Rocha, en el ámbito de la nueva crisis que planteará el rebrote del COVI-19, la tarea del Gobierno es transparencia y efectividad: “Tiene que dar señales diarias, rápidas, efectivas y contundentes. sin dormirse un solo día”; en verdad “ponerle el sello de ‘urgente’ a la pandemia”.

En lo económico, Rocha convoca a la especial atención que el Estado deberá dar al “manejo de los varios mercados” propios del primer trimestre del año: ferias, carnavales, material educativo, entre otros, que “el Gobierno tendrá que ir atendiendo uno por uno, midiendo con la otra mano cómo va la pandemia”.

Un aspecto en que Rocha incide es lo claro que debe ser el Órgano Ejecutivo a la hora de definir las pioridades que va a encarar.

“Creo que el Gobierno tiene que ser muy claro respecto a sus mensajes de qué va a tratar con urgencia, qué continuamente y qué a largo plazo. Temas como la Justicia, algunas reformas y demás creo que pueden esperar a que lleguemos a mitad de año y veamos cómo va la pandemia, que ahora es el tema principal”.

Por su parte, en el tema de la respuesta al rebrote de la pandemia, el politólogo Silva, si bien ve oportunas algunas señales del Gobierno hacia el año que comienza (llegada de pruebas y adquisición de vacunas), insiste en que hoy sigue siendo una necesidad urgente la mejora del sistema de salud del país: “Habrá que ver ahora cómo se hace el sostenimiento de un sistema de salud que sigue siendo altamente deficitario”; esto en vista, añade, de la previsible explosión del contagio del virus que, por los datos que se tiene, “podría ser mucho mayor, en dimensión casi exponencial, a lo que tuvimos en la primera ola”.

En relación a la economía, el politólogo remarca que en su reactivación no se debe caer en confundir las medidas paliativas con las acciones que vayan a las cuestiones estructurales, de fondo. “El país necesita inmediatamente ver señales próximas y muy contundentes del inicio de un proceso de reactivación de la economía. Para ello, el Gobierno tendrá que tomar mayores medidas de las que está tomando hasta ahora, que no dejan de ser importantes, pero que no van al meollo mismo del proceso de reactivación: el bono contra el hambre, la devolución del IVA, el impuesto a las fortunas son leyes importantes, pero que no son de estructura de la reactivación”, destaca. (La Razón)

Compartir:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *